Nací en una cuna campesina en el tercer mundo, y decidí no ser dócil. No busco los primeros asientos ni las glorias, trato de expresar mi rebeldía, mi indignación y mi disentir con el mundo. Escogí ser contestario antes que ser cobarde.